Detectores

Czujki La palabra detector (en polaco "czujka") fue prestada de la terminología relacionada con los sistemas de alarma militares. En el ejército así se denomina a la guardia. El detector en el sistema de alarma cumple el papel semejante a la guardia en el ejército: suministra información. Está claro, que la información acumulada por la guardia en el ejército tiene un carácter completamente diferente, pero la idea es parecida. La guardia en el ejército suministra la información al órgano de mando para que éste pueda tomar medidas oportunas. El detector en el sistema de alarma suministra la información a la central de alarma que actúa como el órgano de mando en el ejército. Si en el entorno del detector ocurre algo que, de acuerdo con el programa de la central de alarma, se interprete como un peligro, la central de alarma emitirá órdenes a los dispositivos correspondientes para que realicen acciones determinadas.

Dejando aparte estas referencias militares, y buscando otras metáforas que pudieran definir la esencia de funcionamiento de los detectores, se podrá decir que los mismos cumplen el papel de los sentidos del sistema de alarma. Los estímulos que mediante ellos llegan a la central de alarma, es decir, al cerebro, le permiten al sistema reaccionar y operar. En función del tipo del detector los estímulos pueden ser diversos. Se distinguen múltiples tipos de detectores. A nosotros nos interesan sobre todo éstos que se utilizan en los sistemas de señalización de robo y atraco. Se pueden mencionar aquí los detectores: de infrarrojos (activos y pasivos), de ultra sonido, de microondas, vibratorios, de inercia, de rotura de cristal, magnéticos y éstos que combinan dichas técnicas. Nos concentraremos en la descripción de solo unos ejemplos de los tipos de detectores que, de forma arbitraria, consideramos los más populares: detectores de infrarrojos pasivos, detectores de rotura de cristal, detectores magnéticos y detectores duales. Son suficientes para proteger el establecimiento contra el robo.

El robo muchas veces es precedido por la rotura de cristal en la ventana o en la puerta. El evento de este tipo lo registran los detectores de rotura de cristal. La mayoría de los detectores de rotura de cristal disponibles en el mercado son detectores de micrófono. Es sabido que al romper el cristal se oye un sonido. El micrófono en el detector registra este sonido y dispara la alarma. Desgraciadamente, vivimos en un mundo repleto de diversos sonidos, lo que hace que el detector pudiera reaccionar a sonidos que no tendrían nada en común con la rotura de cristal, como p.ej. sonido del teléfono o música. Por ello, detectores más avanzados analizan los sonidos que les llegan desde el punto de vista del carácter determinado de un sonido. Únicamente cuando el sonido de rotura de cristal (sonido de alta frecuencia) viene precedido por el sonido de un impacto (sonido de baja frecuencia), se envía una información correspondiente a la central de alarma.

El ladrón puede entrar en el establecimiento protegido sin romper el cristal, pero en tal situación tendrá que abrir la ventana o la puerta. Sobre la apertura de la ventana o puerta los detectores magnéticos, a veces en llamados reed switch, informarán la central. Los detectores siempre constan de dos elementos: imán y reed switch. El principio de su funcionamiento es simple. Hasta que el reed switch permanezca en el campo magnético, está cerrado (o abierto), cuando se encuentre fuera del campo magnético, es decir, el imán se aloje de él, se abre (o se cierra). Tal información se transmite a la central de alarma y se la interpreta.

Czujki Si el ladrón ha podido entrar en el área del establecimiento protegido sin haber roto el cristal ni haber abierto ventanas o puertas, seguro que moverá. Y entonces la central será informada por los detectores de movimiento - otra línea de defensa del sistema de alarma. Entre los detectores de movimiento se hallan detectores de infrarrojos pasivos, también llamados detectores PIR (del inglés: Passive Infra Red). Informan la central de alarma sobre la presencia de objetos que se mueven y emiten calor en el área supervisada por ellos. La idea de funcionamiento de los detectores de este tipo está basada en la medición de la radiación térmica. Aquí cabe mencionar algunos principios básicos de la física. Cada cuerpo físico tiene una temperatura, lo que significa que emite la radiación térmica. Dicha radiación es invisible para el ojo humano hasta que la temperatura del objeto no alcance 500 grados centígrados. A esta parte de la radiación térmica invisible para el ojo humano se denomina la radiación infrarroja. Desde el punto vista del sistema de señalización de robo y atraco es importante la detección de la presencia en el área supervisada del hombre que no debería estar allí en un momento en cuestión. Naturalmente, la potencia de la radiación emitida por el hombre es baja y, además, puede resultar difícil de detectar en el entorno que también es la fuente del calor. Por ello los detectores PIR se concentran en la captación de cambios bruscos de temperaturas en su campo visual. Y precisamente estos cambios son los provocados por las personas en movimiento. Es obvio que el tema de analizar las señales que llegan al detector es mucho más complicado, pero esperamos haberles acercado al menos los principios de funcionamiento de este tipo de detectores.

Si existe un temor de que el detector PIR esté expuesto a cambios bruscos de temperaturas (p.ej. en su proximidad se encuentra un horno o un dispositivo de aire acondicionado), se podrá utilizar el detector dual. Por lo general, bajo este concepto se entiende cada detector en el que se utilizan dos tipos diferentes de la detección. Gracias a ello se obtiene una mayor eficacia de funcionamiento y se eliminan las posibles alarmas falsas. Un ejemplo del detector dual lo será un detector que combina la detección en infrarrojos con la detección por microondas. ¿En qué consiste la detección por microondas? Funciona de forma análoga como en el caso de radar conocido para todos. El emisor emite microondas que se reflejan contra los objetos y se dirigen al receptor. El receptor, basándose en el análisis de la señal, determina cuáles de ellos se mueven (se puede determinarlo gracias al efecto Doppler, que algunos de Uds. quizá recuerden de las clases de físicas en la escuela y que hace que de otra forma suene el sonido de un coche que se nos aproxima, y de otra, el de un coche que se aleja) y solo éstos son interesantes desde el punto de vista del sistema de alarma. A consecuencia, en el caso de un detector dual, una información correspondiente puede transmitirse a la central solo cuando, basándose en la detección en infrarrojos, se observe un cambio brusco de temperatura y al mismo tiempo la detección por microondas confirme el movimiento. De esta forma será imposible disparar una alarma falsa debido, por ejemplo, a un horno que se caliente rápidamente.

 

 

Przykładowy system alarmowy

 

Información restante

25-04-2008

  Sistema de alarma

24-04-2008

  Central de alarma

23-04-2008

  Manipulador

22-04-2008

  Detectores

21-04-2008

  Señalizador

19-04-2008

  PC